La placa base es un componente tan indispensable como complejo, razón suficiente para que prestes toda tu atención a la hora de elegir la que más te convenga de entre la ingente cantidad de modelos disponibles en el mercado, sobre todo si te dispones a montar un equipo informático desde cero. Para empezar, vigila el tamaño y piensa en tus necesidades. Si estás pensando en un ordenador de sobremesa potente de proporciones bíblicas para sumergirte en el mundo del gaming, el formato adecuado no bajará de una E-ATX, sensiblemente más grandes que las típicas ATX. Ahora bien, si prefieres

Seguir leyendo
filtrar
Coinciden 391 artículos :

… ahorrar espacio en la habitación y vas a montar un equipo modesto, las mini-ITX te vendrán genial. En ningún caso, una diferencia en el tamaño de la placa base implica una variación significativa en el rendimiento, aunque sí condiciona el espacio para actualizar el equipo (número de puertos para los discos duros, ranuras para la memoria RAM y las tarjetas PCIe...). De hecho, el rendimiento dependerá casi exclusivamente del chipset, siendo los de Intel, NVIDIA y AMD los más usados por gamers e informáticos.