Los productos de marcas «genéricas» pretenden proporcionar a los consumidores referencias cualitativas a menor coste. A menudo hechos en las mismas fábricas que los productos de renombre, los productos genéricos son objeto de una producción masiva que permite reducir costes. La ausencia de «branding» y de marketing alrededor de un nombre de marca permite, además, concentrar la mayor parte de los costes en la producción y fabricación de los productos.